Sobre la sentencia de la Suprema Corte en el caso de Florence Cassez

Tras la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, por la que se liberó a Florence Cassez he leído muchas
opiniones, algunas a favor y quizá la mayoría en contra de dicha
liberación. Pienso que estamos ante un asunto en que tenía que
haber uno a varios afectados y pocos podían ganar. En primer lugar
hay que cuestionar si debió admitirse la revisión del amparo
directo. Considero que no era procedente pues no cumplía con los
requisitos para ello. Recordemos que la revisión en el Juicio de
Garantías promovido contra sentencias definitivas es excepcional y
aplica para casos en que en la demanda se haya planteado un tema de
inconstitucionalidad de normas generales o si se debe hacer la
interpretación directa de un precepto constitucional (en el caso en
comento se habló del tema de la presunción de inocencia pero me
parece muy forzado). Sin embargo se admitió y para resolver había
que considerar varios aspectos. Se habla de un montaje relacionado
con la detención, de una privación de la libertad ilegal (por no
haber puesto a disposición del Ministerio Público de forma
inmediata a los detenidos), de que no se respetaron disposiciones
relativas a la asistencia consular a favor de Cassez, así de que no
se respetó la presunción de inocencia. En términos generales
hablamos del respeto al debido proceso. Por lo que hace al montaje
habría que aclarar que, desde mi punto de vista, no lo hubo. Un
montaje en la detención significaría que se hizo aparecer como real
algo que no fue para justificar una detención, para efectos del
procedimiento penal. En el caso de Cassez la detención ya se había
llevado a cabo, la misma no fue un montaje. El problema es que se
hizo una recreación de la forma en que, según la autoridad se
verificó el aseguramiento. La violación a los derechos
fundamentales es clara pues para hacer tal recreación se tuvo a los
detenidos en el lugar y se les hizo participar para efectos de la
prensa en lo que se maneja como el montaje en lugar de llevarlos de
inmediato a las oficinas del Ministerio Público para hacer la
puesta a disposición. Si se ha tenido la oportunidad de revisar
alguna de las resoluciones se aprecia con claridad que a partir de
que se reconoció que había sido una recreación lo que originalmente
se transmitió diciendo que era en vivo, surgen testigos y se
comienza a fortalecer la imputación contra Cassez. Honestamente no
tengo elementos para descalificar a nadie pero parece lógico
mucho de lo actuado. En Ministro Zaldivar hablaba en el
primer proyecto que se discutió de un efecto corruptor de la
presunción de inocencia por las imágenes transmitidas. Pareciera
exagerado pero viendo las reacciones en contra por la liberación de
Cassez nos hace ver que, en efecto, por esas imágenes ya en gran
parte de la colectividad se da por cierto que es responsable de los
delitos de secuestro por los que se le juzgó. ¿Podría haber debido
proceso mientras se duda de la validez de la actuación de las
autoridades? ¿Podría decir que se imparte justicia pretendiendo
decir que las violaciones al debido proceso son menores y que no
trascienden al fallo? Es evidente que la respuesta a ambas
interrogantes deben ser en sentido negativo. No dejo de ver que hay
víctimas y que estas personas son reales y que igual de real fue el
sufrimiento y la afectación de sus derechos. Es una tragedia que,
por errores de la autoridad se pueda dar lugar a la impunidad. Lo
cierto es que Cassez puede ser inocente o responsable de los
delitos que se le imputaron pero no menos cierto es que la
autoridad está obligada a integrar la averiguación previa y a
instruir el proceso en forma impecable. En otras ocasiones me he
pronunciado por la cero tolerancia ante la arbitrariedad de la
autoridad. El Estado tiene el deber de juzgar a quien pudo haber
cometido un delito pero debe hacerlo con total apego a derecho. El
amparo para efectos no deja de ser un mecanismo nefasto que permite
a las autoridades responsables de violación a garantías subsanar
dichas violaciones recibiendo una segunda oportunidad de enmendar
el camino. ¿Por qué el gobernado debe padecer una reposición de
procedimiento o que se vuelva a emitir un acto de autoridad que
originalmente se dictó en forma ilegal? Insisto, tal vez Cassez
cometió los delitos. al fin y al cabo fue detenida en el lugar y
todo indicaría que si podría tener responsabilidad pero el
procedimiento tuvo vicios que nos impiden pensar en que se respetó
el debido proceso. No niego que los ofendidos por las conductas
delictivas se sientan ahora doblemente agraviados pero en derecho
penal se dice que es mejor dejar a una persona que pudiera ser
responsable en libertad frente a la posibilidad de condenar a un
inocente. Decía al principio que era difícil que hubiera muchos
ganadores en este asunto. Aparentemente la única ganadora es Cassez
pero no olvidemos que estuvo siete años en prisión, lo que es un
agravio para después resolver que lo procedente era la libertad.
Pierden las víctimas, la sociedad desde el punto de visto de que se
percibe la impunidad. Quizá las violaciones a los derechos
fundamentales no trasciendan al fallo pero no se puede negar que
existieron y no deben ser ignoradas. Me pregunto, ¿si nunca se
hubiera hecho la recreación que se transmitió el día de la
detención, si nunca se hubieran desahogado las pruebas que
pretendieron fortalecer la debilitada credibilidad en las
autoridades al revelarse el ¨montaje”, se habría considerado que
había elementos suficientes para la condena? Seguramente sí pero
también tenemos acreditadas violaciones serias al debido proceso
que no se pueden ignorar ni separase del procedimiento y su
tramitación viciada. Habría que revisar actuaciones para deslindar
responsabilidad de policías, agentes del Ministerio Público, Jueces
y hasta Ministros pero lo cierto es que la Suprema Corte optó por
fortalecer el debido proceso y eso es una esperanza y un pequeño
triunfo en la lucha constante por mejorar el sistema de impartición
de justicia pues se emite una señal que deberá traducirse en el
respeto al debido proceso, lo que adquiere mayor importancia por
estar en tránsito al sistema acusatorio. Sería preocupante
implementar un sistema aplicando criterios que debemos
superar.

Anuncios

Acerca de Arturo Cossío

Abogado penalista. Profesor universitario. Twitter Follow @ArturoCossio
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre la sentencia de la Suprema Corte en el caso de Florence Cassez

  1. María dijo:

    Al final la dejaron libre y no hubo juicio que comprobara su inocencia o culpabilidad y por formalismos jurídicos se olvidó el sentido de derecho de hacer justicia, se pretende resolver conforme a derechos humanos con técnicas positivistas excesivas de formalismos, que ejercicio mas ineficaz del Derecho mexicano y mal entendimiento de los Derechos Humanos. si hay tanto avance que le llegue a Olguita tooodos los asuntos de indígenas que no han tenido debido proceso, a ver si hay tanta urgencia por resolver en pro de los derechos humanos.

    • Los derechos violados no eran menores. El problema es que no se generalicen criterios. Hay mucha gente que se ha visto afectada por situaciones similares. o importante es que en un asunto de tan alto impacto social se comprometen a verificar el respeto al debido proceso. Ojalá que no sea sólo por ser un asunto relevante a nivel de opinión pública. Saludos

Responder a María Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s