Sobre la liberación de Rafael Caro Quintero y su posible Extradición

El viernes 9 de agosto del año en curso se anunció que Rafael Caro Quintero había logrado que un Tribunal Federal ordenara su liberación. Ello al haber obtenido una sentencia favorable en un juicio de amparo.

En cumplimiento del fallo (por el que la Justicia Federal lo protegió por haber sido juzgado por tribunales incompetentes), se resolvió el sobreseimiento de, según informan medios, varias causas penales, entre la que se encuentra la instruida por el secuestro y homicidio en agravio de Enrique Camarena Salazar (DEA) y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar.

De inmediato las autoridades mostraron preocupación por la liberación de Caro Quintero. Hay que decirlo, aparentemente la mayor inquietud es por la indignación de las autoridades estadounidenses.

Se empezó a hablar de la posible extradición pero, en lo personal, opino que ésta no es viable. Hay que tener presente que el artículo 23 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que:

 “Artículo 23.- Ningún juicio criminal deberá tener más de tres instancias. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, ya sea que en el juicio se le absuelva o se le condene. Queda prohibida la práctica de absolver de la instancia.”

Así, si una persona ya fue juzgada no puede serlo nuevamente. En el caso del sobreseimiento, el Código Federal de Procedimientos Penales establece, en e artículo 304:

“Artículo 304. El auto de sobreseimiento que haya causado estado, surtirá los efectos de una sentencia absolutoria con valor de cosa juzgada”

Por lo tanto, no puede volver a juzgarse a nadie que haya obtenido un sobreseimiento si la resolución queda firme.

Por si esto fuera poco, la Ley de Extradición Internacional dispone, en su artículo 7:

“Artículo  7.- No se concederá la extradición cuando:

I.- El reclamado haya sido objeto de absolución, indulto o amnistía o cuando hubiere cumplido la condena relativa al delito que motive el pedimento;


IV.- El delito haya sido cometido dentro del ámbito de la jurisdicción de los tribunales de la República.”

 

Por lo anterior, pienso que no hay posibilidad de que se logre, sin violar la Constitución, conceder la extradición mencionada. Imagino que aún de impugnarse el sobreseimiento tarde o temprano quedará firme por ser en ejecución de una sentencia de amparo.

Ya si hubo alguna irregularidad en la forma en que se resolvió el asunto se tendrían que fincar las responsabilidades correspondientes.

Anuncios

Acerca de Arturo Cossío

Abogado penalista. Profesor universitario. Twitter Follow @ArturoCossio
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s