Día del Abogado, celebración en Los Pinos y el Indulto a Patishtán

El día de mañana (12 de julio) se celebra el día del abogado en México. Lejos de ser una ocasión para la felicitación gremial he sostenido que es una oportunidad para la reflexión sobre el papel del abogado en la sociedad mexicana.
Hoy expresaré mi preocupación. Hace rato escuchaba en la radio que se llevó a cabo el evento conmemorativo del día del abogado y que fue presidido por Enrique Peña Nieto. Me parece correcto que se hagan este tipo de eventos pero siempre partiendo de la congruencia. El Presidente de la República, digamos que reconoce a su gremio profesional, pero habría que preguntarse qué tanto las actuaciones de su administración son respetuosas del orden jurídico.
Como ejemplo tomaré el caso de Alberto Patishtan. En su momento hice el comentario sobre la reforma al Código Penal Federal para crear una nueva causal de procedencia para la concesión del indulto. Ahora me referiré al decreto por el que se concedió el perdón presidencial.
Recordemos que a Alberto Patishtan se le condenó a sesenta años de prisión por los delitos siguientes: LESIONES Y HOMICIDIO CALIFICADO, ROBO CALIFICADO Y DAÑOS, previstos y sancionados por los artículos 288, 293, 298 (el primero), 302, 315, 316, fracción II, 318, 320, (el segundo), 367, 369, 371, último párrafo, 381, fracciones IX y XVI, (el tercero), y 399,en relación con el numeral 370, último párrafo (el cuarto), todos del Código Penal Federal; y, PORTACIÓN DE ARMA DE FUEGO DE USO EXCLUSIVO DEL EJERCITO, ARMADA O FUERZA AÉREA, previsto y sancionado por los artículos 8°, 11, incisos c) y d), en relación con el 83, fracción III, último párrafo de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.
Agotó los medios de defensa previstos en la legislación nacional y, por considerar que había violaciones graves a los derechos humanos se buscó y logró la reforma al Código Penal Federal.
Como lo aclaré en la entrada dedicada a la modificación legal mencionada, no tengo nada contra Alberto Patishtan. Si se violaron sus derechos humanos me congratulo de que haya obtenido su libertad y manifiesto mi indignación por el tiempo que estuvo en prisión. Sin embargo, no estoy a favor de leyes privativas ni de actos de autoridad que presenten vicios de fundamentación y motivación.
Es oportuno antes recordar que el artículo 97 bis del Código Penal Federal dispone: “ARTÍCULO 97 bis.- De manera excepcional, por sí o a petición del Pleno de alguna de las Cámaras del Congreso de la Unión, el Titular del Poder Ejecutivo Federal podrá conceder el indulto, por cualquier delito del orden federal o común en el Distrito Federal, y previo dictamen del órgano ejecutor de la sanción en el que se demuestre que la persona sentenciada no representa un peligro para la tranquilidad y seguridad públicas, expresando sus razones y fundamentos, cuando existan indicios consistentes de violaciones graves a los derechos humanos de la persona sentenciada.  
El Ejecutivo Federal deberá cerciorarse de que la persona sentenciada haya agotado previamente todos los recursos legales nacionales.”
No dudo que los extremos para la concesión del indulto se hayan actualizado y estén demostrados plenamente en el expediente que se integró para tal determinación, pero considero que en el decreto no existe la justificación de los requisitos legales.
En efecto, en el decreto se señala:

Es de hacerse notar que la expedición del presente Decreto es a iniciativa propia de este Ejecutivo Federal, en virtud de que la reforma al artículo 97 Bis del citado ordenamiento sustantivo tuvo como origen el caso del señor (se omite el nombre por ser la versión pública del Decreto pero es evidente que se trata del beneficiario del acto de autoridad).Lo anterior se extrae del párrafo segundo del Considerando Segundo del Decreto por el que se concedió el indulto que se comenta.
En lo concerniente al dictamen previo de la autoridad ejecutora, no puedo pronunciarme porque la versión pública oculta lo que seguramente arrojo pero que, tomando en cuenta la extensión del texto oculto, no son más de cuatro renglones.
El principal problema de motivación del acto de autoridad lo encuentro en el Considerando Sexto, que dice:
SEXTO.- Excepcionalidad y existencia de indicios de violaciones graves a derechos humanos. Con fundamento en el artículo 43, fracción I, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, ordené al Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal que emitiera un dictamen técnico jurídico en el cual se analice, con base en las constancias de autos, si el caso concreto cumple con el parámetro de excepcionalidad y si existen indicios consistentes de violaciones graves a derechos humanos de (se oculta el nombre)

El Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal emitió el dictamen correspondiente, en el sentido de que el presente caso reviste un carácter excepcional y que existen indicios consistentes de violaciones graves a los derechos humanos.
En atención a lo anterior, se concluye que se han colmado los supuestos normativos requeridos por el artículo 97 Bis del Código Penal Federal que justifican el ejercicio de la facultad de indulto presidencial.”

Quizá abuso en mi idea de fundamentación y motivación (aspectos que todo acto de autoridad debe reunir de conformidad con el primer párrafo del artículo 16 de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos) pero pienso que lo manifestado en el segundo párrafo del Considerando Sexto del Decreto de Indulto, no justifica ni la excepcionalidad ni la existencia de indicios consistentes de violaciones a derechos humanos.

Insisto, no tengo nada en contra de Alberto Patishtan, Aclaro que tampoco escribo para atacar al Presidente de la República ni al Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal. Reitero, doy por hecho que existen los elementos en el expediente pero concluyo que se quedó corta la motivación porque pienso que debería decir, por ejemplo, qué indicios hay que hagan suponer que hubo la violación a derechos humanos. Creo que eso debió incluirse en el Decreto.

Qué bueno que se festeje el día del abogado pero retomemos el compromiso de buscar que prevalezca el Estado de Derecho.

 

Acerca de Arturo Cossío

Abogado penalista. Profesor universitario. Twitter Follow @ArturoCossio
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s