2016, año de la implementación total del Sistema Penal Acusatorio

Aunque ya ha entrado en vigor el sistema acusatorio en varias entidades del país, ya en forma parcial, ya en forma total, en junio de 2016 deberá entrar en vigor la reforma constitucional publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio del, ya lejano, 2008. 

Es responsabilidad de todos los involucrados (juzgadores, agentes del Ministerio Público, mediadores, conciliadores, policías, defensores, asesores jurídicos de la víctima, peritos, así como testigos, inculpados y  víctimas).

Siempre se ha dicho que es fundamental, para el funcionamiento adecuado del sistema, la solución alternativa de conflictos. Ello para no saturarlo pues se ha estimado que podría colapsarse de llegar un porcentaje alto de procedimientos a la etapa del juicio oral. 

Sin embargo, resulta preocupante que en el Distrito Federal, por ejemplo,  el primer juicio oral se tramitó a mediados de noviembre del presente año. Eso no inquietaría salvo por el hecho de que, hasta lo que conozco, el auto de vinculación a proceso de dictó en enero del 2015. Eso quiere decir que, desde el inicio de vigencia del sistema acusatorio en el D.F., para delitos culposos y de querella (primeros para los que se aplicó  el nuevo nodelo de justicia), se  logró llevar a juicio el primer procedimiento hasta noviembre, es decir, prácticamente diez meses después de la vinculación del imputado al proceso.  

Eso difícilmente puede tomarse como una muestra de que el sistema implementado esté funcionando bien. Lo anterior porque, más allá de que  se percibe lentitud en el proceso en que se dictó el primero fallo en el Distrito Federal, siguiendo el Código Nacional de Procedimientos Penales, nos tendría que poner a pensar que en la capital del país, no ha habido más delitos de querella o culposos a partir de enero. 

Lo anterior significa que, en más de diez meses no ha habido elementos o voluntad de llevar a juicios más que un procedimiento. ¿Mala investigación? Posiblemente. ¿Abuso de los medios de solución alternativa o de las formas de terminación anticipada? Quizá. Lo cierto es que es preocupante que parezca que no tenemos un sistema de justicia penal que realmente funcione. 

Esperemos que, tras la incorporación de más delitos a la competencia de los jueces del sistema acusatorio que se decretó en los últimos meses y ante la implementación total del mismo, haya mayor efectividad (sin que ello implique que deba llevarse todo asunto a juicio y que se busque la condena indiscriminada de los acusados). 

Esta es una simple expresión de una preocupación sincera y sin ánimo de criticar a las autoridades correspondientes, simplemente se antoja que en una ciudad con problemas de inseguridad como los que padecemos, un juicio oral en casi un año no se considera mucho. 

Acerca de Arturo Cossío

Abogado penalista. Profesor universitario. Twitter Follow @ArturoCossio
Esta entrada fue publicada en Derecho penal, Derecho procesal penal, Juicios orales, Sistema acusatorio adversarial. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s