Sobre la supuesta necesidad de la reforma al régimen de medidas cautelares en el Sistema Penal Acusatorio Adversarial

Todos los días estamos recibiendo información relacionada con la intención de modificar el marco legal que rige las medidas cautelares, específicamente en lo concerniente a la prisión preventiva. Se argumenta que fácilmente los delincuentes logran quedar en libertad.

 

En esta página nos hemos pronunciado en ocasiones diversas al respecto. No es aceptable que se hable de que delincuentes logran la libertad por no proceder la prisión preventiva, pues esta medida es aplicable durante el procedimiento, lo que implica que no se ha juzgado en definitiva al gobernado, por lo que se le debe de considerar como inocente. Referirse a una persona que conserva la libertad durante la etapa de investigación es una arbitrariedad jurídica. Todavía no se ha habido un juicio en el que se demuestre que cometió un delito.

 

Hoy, 12 de julio, se celebra en México el Día del Abogado que no debe ser un día para el autoelogio, debe ser una fecha en la que se tome consciencia del papel que nos corresponde, del compromiso que tenemos con la sociedad en cuanto a la lucha por el Estado de Derecho desde la trinchera que ocupemos.

 

En ese tenor, consideramos que es necesario oponernos a una reforma en la que se amplíe la procedencia de la prisión preventiva. Se ha dicho, por las autoridades que quieren convencer de la necesidad del cambio, que no se quiere dar marcha atrás en la implementación del sistema acusatorio, que se quiere mejorarlo. Cualquier cambio en ese sentido sería bien recibido, pero hablando del tema de la prisión preventiva no es el caso.

 

Pensemos en un procedimiento penal garantista, en un sistema en el que la privación de la libertad o de otros derechos sea consecuencia de que se demostró, con respeto pleno al debido proceso, que una persona cometió un delito. Es evidente que es el escenario deseable, pues si el individuo realiza un evento penalmente relevante es merecedor de la sanción penal. ¿Sería aceptable pensar en que el sistema seguiría siendo garantista si se afecta un derecho fundamental tan importante como la libertad antes de que se haya juzgado a una persona? Es aceptable, aunque no deja de tener un rasgo de arbitrariedad, siempre que se justifique por defenderse a alguna persona, a la sociedad o por ser el único medio al alcance para asegurar la presencia del gobernado en el juicio, debiendo ser una medida excepcional.

 

No debe tomarse la afirmación que antecede como una justificación para el cambio por el argumento de que hay sujetos peligrosos que quedan libres y siguen cometiendo delitos, pues el decir que se puede aceptar la prisión preventiva como una medida cautelar válida para un caso concreto porque se esté protegiendo a una persona o a la sociedad es aplicable para ese caso, porque se demuestra, en la especie, que hay un peligro igualmente concreto.

 

Si la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) prevé, en al párrafo segundo del artículo 19, específicamente en relación con la prisión preventiva a petición del Ministerio Público (MP), que puede decretarse cuando otras medidas cautelares no sean suficientes para la protección de la víctima, de los testigos o de la comunidad, entre otros supuestos, no significa que si la autoridad no implementa medidas cautelares idóneas y suficientes para esos fines la solución sea la prisión preventiva para los imputados. Es decir, la autoridad está obligada a contar con un catálogo de medidas eficientes y que, solo ante el riesgo concreto de que ninguna de las otras sea suficiente para brindar esa protección, puede decretarse la de prisión preventiva. ¿Si la autoridad no cumple, debe sufrir las consecuencias el gobernado? Por supuesto que no.

 

En el sistema mixto la prisión preventiva procedía para todos los delitos con sanción privativa de la libertad (salvo si es alternativa) y la persona quedaba bajo ese régimen cuando se le había acreditado el cuerpo del delito y la probable responsabilidad. La primera de estas figuras consistía en una especie de juicio de tipicidad (dependiendo de la sistemática dogmática adoptada) mientras que la segunda se refería a la posibilidad de que el inculpado la hubiera realizado. El MP tenía que desarrollar una gran actividad durante la averiguación previa, desahogando pruebas para demostrar los elementos base de la acción. La prisión preventiva procedía cuando se había justificado que había una conducta penalmente relevante y la posibilidad de que la había llevado a cabo el procesado. Lo anterior provocaba que, desde el inicio del proceso, el justiciable enfrentaba un expediente ya armado por las autoridades investigadoras y valoradas por el juzgador que resolvería más adelante el proceso.

 

Una de las ventajas más importantes del sistema acusatorio adversarial es que no se presenta esa situación porque las pruebas se deben desahogar en la audiencia del juicio (salvo que se produzcan en forma anticipada o durante el plazo constitucional, pero de estos dos casos, solamente podrían tomarse en cuenta para sentencia las anticipadas). Con ello, el procesado no tiene que luchar contra el cúmulo probatorio desahogado antes de su intervención como ocurría antes. Relacionado con lo anterior, fue reducido el estándar probatorio para vincular a proceso al gobernado (llevarlo a investigación complementaria) y solamente se requieren datos de prueba de la posible realización de un hecho que la ley señala como delito y de que una persona lo pudo haber cometido (no se puede exigir al MP que acredite más allá porque no desahoga pruebas propiamente, realiza actos de investigación de los que se desprenden indicios).

 

Lo reducción del estándar probatorio no es grave si pensamos que la vinculación a proceso no trae aparejada la medida cautelar que nos ocupa, sino que para su imposición se tiene que resolver por separado y siempre que se justifique la necesidad por el MP os e trate de los que oficiosamente debe decretar el juez (criticable que exista la oficiosa pero así lo prevé la CPEUM).

 

Lo grave es que se amplíe el catálogo de delitos por los que procede prisión preventiva porque, con el estándar probatorio reducido, el sistema se vuelve menos garantista, pues se puede restringir la libertad del gobernado con fines de investigación sin haber demostrado siquiera que se cometió un hecho penalmente relevante.

 

Para que quede claro, la prisión preventiva es una especie de arraigo pero que puede durar hasta seis meses (pues se restringe de la libertad a alguien para poder terminar la investigación y que el MP determine si decide acusar, pedir el sobreseimiento o la suspensión del procedimiento).

 

Como se ha dicho en otras publicaciones, argumentar que personas que cometen delitos con armas de fuego quedan libres por no proceder la prisión preventiva es una falacia. Si el delito se comete con medios violentos, en términos de lo dispuesto por el segundo párrafo del artículo 19 de la CPEUM, la medida la debe ordenar de oficio el juez. Aún en el supuesto de que no se considerara que aplica en forma oficiosa, si el MP pudiera justificar la necesidad de su imposición para protección de personas o de la sociedad el juez, sin modificar norma alguna, pues establecerla.

 

La autoridad debe ser capaz de supervisar medidas cautelares distintas a la prisión preventiva para que sean eficaces o bien, debe poder justificar que no son suficientes para lograr que la autoridad judicial conceda la solicitud de prisión preventiva.

 

La falta de dicha capacidad no debe traducirse en reducción de derechos fundamentales para el gobernado.  Es responsabilidad de todos, principalmente de los abogados, pronunciarnos al respecto. Por eso, en este día del abogado, encontramos una oportunidad importante para hacerlo.

 

 

 

Anuncios

Acerca de Arturo Cossío

Abogado penalista. Profesor universitario. Twitter Follow @ArturoCossio
Esta entrada fue publicada en Arraigo, Constitución Mexicana, Día del Abogado, Juicios orales, Prisión preventiva, Proceso Penal, Reforma constitucional, Sistema acusatorio adversarial, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s